lunes, 10 de junio de 2024

LA PIEDRA ROSETTA. Primera parte. 250

 En monorote.com puede encontrar más de 240 historias reales que efectivamente sucedieron, me contaron o las leí, contadas de forma diferente, así que si le gusta aprender, sólo acceda gratis dando click al link. Ah, y por si fuera poco un comentario suyo me daría oxígeno. Muchas gracias por su atención.


LA PROPAGANDA ELECTORAL EGIPCIA

EN LA PIEDRA DE ROSETTA

Junio 1,2024


“El único encanto del pasado consiste en que es el pasado”
Oscar Wilde


PRIMERA PARTE


Este documental puede contener escenas para personas sensibles de ánimo, así que leerlo es su única responsabilidad sin excusas.


Hola, mi nombre es Sergio y soy adicto … sí, adicto al azúcar! 

-¡HOLA SERGIO! Bienvenido al grupo de apoyo a las adicciones seculares. 

-Sécula Seculorum


“Y si un día no tienes ganas de hablar con nadie, llámame… estaremos en silencio”

Gabriel García Márquez


Como lo que el adulto quiere es el envejecimiento de la inocencia y no sé a cuántas cartas le apuesta, pero…

de cabo a rabo con dos horas de atraso como línea aérea en el alehop y quiquiriquíes de sexto primaria, en el fruto lascivo del estudio a las seis y cuarto dándole de seguido al libro de Historia Universal de Astolfi para presentarle la lección a la maestra, me impresionó lo de la famosa piedra de Rosetta que es para hacerle una elegía y cantarle el Mío Cid y, lo que más me hizo vibrar el hipotálamo fue que sólo se sabía que los tres textos que en ella fueron tallados significaban lo mismo, pero en ese entonces nadie sabía exactamente qué querían decir, pero como la historia es muy amiga de las simetrías llenas de ardor en la esquina, 59 años más tarde gracias a la inteligencia artificial se ha descifrado su contenido, que ¡oh sorpresa! es el que sigue más adelante. Así que su única opción es sonreírle a la cámara.


Me vuelve a pasar. Cuando sin querer me viene a la mente alguien o algo, casi de inmediato se manifiesta de alguna forma. No sé a ustedes, pero a mí me pasa, pues pensé en mi querido amigo Marco Tulio Molina Abril, rip, El Sabio, pues en realidad lo era y ¡PUM! empezó a sonar en mi reproductor la extraordinaria joya de la novena sinfonía en mi menor, opus 95, Desde el Nuevo Mundo del checo Antonín Dvorak, -que sin barba se vería más joven pero también más feo,- justo en el segundo movimiento, una danza lenta en forma de Largo, que muestra la sensibilidad y delicadeza armónica, a la cual El Sabio le hizo letra en español y lo cantábamos en el coro dirigido por Rabanón, el maestro Antonio Vidal, rip… “en la tormenta libre es la verdad…” y de momento no me acuerdo del resto, pero mantiene su belleza melódica con el impresionante ritmo orquestal, sumergido en el fascinante universo sonoro como un grito desesperado con acordes de ópera construida desde la impresionante frecuencia del sonido de Dios a 953 hertz con alta vibración. La oí como a una que ya había oído antes pero no sabía qué era con una fascinación que ejerce sobre mí difícil de resistir. La misma data de 1893 cuando el maestro fue a los USA y se inspiró en cantos de los negros, la musica pop de entonces y los ritmos de los pieles rojas. Los siete acordes mágicos que inician el segundo movimiento son inolvidables, aunque sólo aparecen cuatro veces, pero está ese inconfundible bajo a ritmo de boogie-woogie justo antes de los acordes finales y, se trata de una transformación del tema principal del primer movimiento. Aunque los tiros no van por ahí y sin sacar la paloma de la chistera, estoy consciente de los riesgos.



Yo no sé qué es el alma

y si el alma roza

sólo sé que su nombre era Alma Rosa

De la pluma inédita del Zope


Como el tiempo se me hace largo con una velocidad de vértigo en este batiburrillo, así que despleguemos las velas con vientos propicios, mar calmo y, empecemos la parla con rachas de letras manchándome los dedos de tinta y que no es trapacería, pues de eso no ando muy sobrado, aunque sólo estoy arañando en la superficie, pues Ptolomeo V Epífanes que a veces por andar en descampado le daba tabardillo, con su alma transparente y hermética, de la dinastía Lágida, -que era más antigua que el mundo mismo,- con aire clerical dentro de su caparazón faraónica, fue faraón de Egipto desde los cinco años, -respetuoso, confiado, respetable y confiable.- y de la  dinastía ptolemaica o lágida pues Lagos fue el padre de Ptolomeo I y, a pesar de todo fue el último de los grandes reyes lágidas, -porque lo que cae luego se eleva o algo así,- pues tras él los comunistas empezaron las luchas dinásticas y civiles que debilitaron su dinastía dictando de perfil, pues Jaguar en quéchua es bestia que mata de un salto. Al entregar sus fibras musculares Ptolomeo IV de sexo contundente, -tosco, altanero, propenso al descontento, arrogante, con el peluche en el estuche, que era el mismo perro con diferente collar,- su esposa Arisnoe III morena de redondeces astronómicas, acomodó su hermoso culo imperial en el trono aunque andaba con su descalabradera mensual y, que sentía un debilidad inmoderada por el manejo de las vidas ajenas pues vivía de eso y estuvo a la sombra, pues puso a su hijo -al que tuvo llena de antojos y melindres,- bajo el manto de su regencia. Hacía falta un antídoto para tanto veneno en la corte, que es de muy agradecer, hasta que Agathocles -que era feo como un pecado de incesto,- y Sigobius con sus ojos de rana asustada, -ambos pichurrias que siempre estaban en el delito metidos en el garito, y seguían robando, que era la norma,- escondieron la noticia de la muerte del rey y trataron de darle piso a la reina para lo que en la PNC contrataron a Filamón amante ocasional de Oenanthe madre de Agathocles y, la afeitaron en seco un poco después envenenándola y anunciaron que el rey y la reina se fueron al fondo del abismo en el Hades y, ¡ZAZ! se convirtieron en regentes del patojito rey Ptolomeo V Epífanes, -aunque le entretenían los episodios,- que era grande y hermoso a su manera en la edad tranquila. No fue su culpa esta vez fue de la falla de San Andrés. Sigobius que era sabio con los zaragüelles bien ceñidos, aunque la fontanela nunca le cerró en la gestión de crisis, pero Agathacoles que nació más feo que un carro por debajo, se rodeaba de putas de la línea y drogadictos de la plaza central a los que puso en altos cargos por lo que en Alejandría le odiaban. Toda su vida estaba en estado de sitio. Bastante claro o se lo explico con plasticina. ¿Sería un delito pasional o por pasión?



Las indulgencias son la remisión por la limosna, de parte de las penas 

que los esperan tras la muerte


En un guión que no he visto, ni lo dicen los libros y a veces no se puede decir con palabras pues es de gran predicamento, tal como el juicio del oficial griego Spolitis al que le tenían cogido el fleco de la túnica, porque a veces la verdad no es la mejor arma, que era inocente hasta de las cutículas, fue acusado injustamente por el MP de no afilar bien su espada, lo que provocó revueltas en Alejandría, pues con el fin de humillar a este oficial durante todo el juicio, le obligaron a ponerse de pie en cueros en la corte con sus partes pudendas colgando. Cuando la noticia llegó al pueblo de Alejandría, rápidamente comenzó una barahúnda salvaje y todos los asistentes abandonaron la corte inmediatamente. El oficial se vió de pie con la piel erizada de arriba abajo y solo, entonces se puso sus calzones y corrió a su unidad pues cada quien se salva a su ritmo. Entonces, el pueblo con la ayuda de la guardia real, logró arrebatar al inmaculado joven rey y detuvieron a Agathocles y su familia y los llevaron al estadio DGF de Alejandría para ser juzgados y, después de un juicio sumarísimo, fueron declarados culpables y condenados a la purga y, para llevarla a cabo habían de tener el permiso del chico rey Ptolomeo V Epífanes, -que evocó una alteración de las costumbres,- de genio burlón e ingenio fácil, el que a sus súbditos sólo les podía ver la espalda porque siempre estaban postrados frente a él. Como era todavía niño, el oficial Scalotti de pie detrás del reyecito, le levantó uno de los bracitos como especie de permiso como viovio tardío hecho con tiralíneas torciéndole el cuello a los afectos del susto retrospectivo. La ejecución se llevó a cabo dando torumbos y los cuerpos fueron rebanados en pedazos en la trituradora de carne y entregados a los perros callejeros que gozaron del banquete con gratuidad. Tremendo y horrísono. Eran falsos para ser decentes. En las duras y las maduras. Para no hacer del reyecito testigo de una muerte horrible, el mismo oficial tapó los ojos con el paño de Androcles al Rey Ptolomeo V Epífanes, que se llenó de lágrimas y por lo visto sólo para eso le sirven. Domine, nunc dimittis. Lo único que desea la sangre es no ser derramada. A mitad del camino fue puesto bajo la regencia de un funcionario griego llamado Telipomus conocido como Zogoibi o sea pobrecito infeliz, voluntario involuntario, achacoso y lleno de toses, -que tenía tantos hijos como si sólo a él le hubieran encomendado poblar el mundo,- y era tan blanco como el arroz en leche, que se ocupaba un poco de todo para no ocuparse seriamente de nada, que no era un buen gobernante en su estado de placidez inmoral, pero no tragaba crudo y cualquier palabra de elogio le revolvía la cabeza y, que poseía tantos delirios de grandeza como la guardia del palacio de Buckingham y, tenía oídos en las paredes y ojos en los espejos, por lo que fue sustituido de un plumazo en la corte de aullidos áulicos por Aristómenes -al que llamaban Nocim, Brisa,- que no tenía la cosita que duele en la circuncisión y los humores le resbalaban cuerpo abajo, metido en un laberinto oscuro que no sabía qué es, rechoncho, desvergonzado, vulgar, impúdico, pueril, sin educación, con su voz de cántaro vacío y un ojo blanqueado como que si se hubiera puesto cloro, que es algo que sube pero en realidad era una nube y, se evaporaba con la indiferencia de quien mira estiércol espumoso. Pero era un puro alboroque mimbreño con desdoro, que plumbea como genuflexión estática, recio, impasible, severo, pálido, pelo de camello, que no pudo desear más ni contentarse con menos en la inmoral inmortalidad. Hizo innumerables iniciativas y fracasos innumerables. Era un proceso de despersonalización y quedó hecho todo un momio, con cotas bien definidas pues cada uno marca su territorio en un árbol como le sea posible. Su decreto antes de firmarlo … no tenía intenciones de cumplirlo. 



Matar no era infligir un daño, era sólo anticipar la justicia divina

Se pasaban de beta, piú, piú, piú, y como no siempre es posible caminar en línea recta, la metida de la corona en su cabezota como la de Isco fue en el año 196 aC, porque la vida es maravillosa en Menfis y entonces el clero egipcio en el sínodo Vaticano publicó un decreto escrito en tres alfabetos, jeroglífico, demótico y griego, sobre una estela de piedra, la Piedra de Rosetta. Al nomasito de empezar su reinado y un poco removidas las aguas, hizo frente a rebeliones internas e invasiones extranjeras fraguadas por los USA y Putin asesorados por el truculento Milei con su política gazmoña con inspiración súbita y silbidos de seducción en su maniqueo fragoroso y sus amores fingidos pues la sangre derramada nunca se seca. En el uso de los instrumentos de ataque y defensa que el hombre ha inventado para sembrar bellamente la muerte, las fuerzas de Alejandría respetuosamente repelieron como Baygon a moscas a los invasores, -porque no es lo mismo dos tazas de té que dos tetazas,- y somataron a Anjunnefer, rey nativo local del Alto Egipto que tenía dieta de pordiosero y, así se agrandó el mundo, porque en la historia las camas son muy importantes. Ser soldado en tiempos de derrota es tan ingrato como ser católico en tierra de evangélicos. En el norte, se puso fin a las insurrecciones de los mareros y el faraón tebano fue vencido por el ejército real y, la mayor parte de las regiones exteriores del reino ptolemaico fueron perdidas hacia el final del reinado, dado que la paz larga afemina. Obsesionados por sus heridas las agrandaban hurgando en ellas. Subrayo la expresión. Siempre trató de reducir las necesidades para reducir las fatigas que cuestan satisfacerlas con la serenidad indiferente y rayada de los tigres. Tras la paz firme y duradera firmada entre Egipto y el reino seléucida, se casó con la princesa seléucida Kleopatra I, que era todo un pedazo de tasbal, 98 libras de carne fresca y, que significa gloria de su padre, -con una sombra de ligero bozo abajo de la naríz,- la baracunata, arrogante, majestuosa y solemne de cara adusta poco asimétrica, algo hombruna, pero si escupiera en el mar lo endulzaría. Flotaba como mariposa, pero con aguijón. Una mujer a la que nadie fertiliza, frágil, de gestos ampulosos. Era hija de Antíoco III, -que ahora vaga a la sombra de Caín o quizá del judío errante,- que no tiene sangre real pero tiene sangre en las venas, sufriendo el mismo sufrimiento que provocó. El reyecito decretó una amnistía general para que los refugiados pudieran volver a sus lugares de origen. Fue creciendo el peligro de a poco. Pero como suele suceder en estos casos en dónde el dirigente supremo está haciendo las cosas bien, hay unos que les sangran las hemorroides de la cólera y, en el 180 aC Ptolomeo V Epífanes con su expresión señorial y enigmática y sus ojos verdinegros fue majestuosamente envenenado con raíz de chiltepe por sus generales traidores de mierda, pero Ch’un bel morir tutta la vita onorauna - la muerte hermosa honra toda una vida, Séneca. Lo habían cogido por los pelos. Los soldados apenas tienen para que tengan más años y para que después los califiquen de pecadores. Kleopatra I valiente, entera, decidida, digna, admirable, la némesis de los cobardes, -en la sumisión de los esposos amaestrados,- de genio belicoso y pésimo genio personal, asumió la tutela del sucesor, Ptolomeo VI Filometor, y se convirtió malcantando en regente. Los reyes Antíoco III el Grande -que comía más de lo que podía digerir,- de la dinastía seléucida y Filipo V de Macedonia, de cuyo nombre quiero dejar constancia, le declararon la guerra y, acudió Roma en su ayuda, pero esta intervención hizo más daño que beneficio para el futuro del reino egipcio que fue como que le diera tabardillo. Designaron a un lobo de custodio del rebaño. En otras palabras, se cagaron en la olla, porque un príncipe sin reino no es más que un vasallo. Ancien Régime. Todo esto contado a vuelapluma. Mejor “me voy a tirar al mar para que un pez espada me parta por la mitad” - Héctor Napolitano.



"No existe mayor tragedia que vivir una vida sin propósito, sin pasión y sin amor"

Kleopatra I

Sólo intentaba seguir de pie mientras dure la vida Kleopatra I, de mentón prominente y naríz de águila, con su cabello esponjoso y rizado en cola de macho, con voz estentórea con una mezcla de colores, con una cara llena de mejillas y labios curvados por la sorna, con un ojo un poco estrábico, fue la última reina de la dinastía ptolemaica que murió a los 39 años de edad cuando ya flojeaban sus facultades, pero gobernó 22, no contaba con muchos años pero sí con poco pelo, en su desordenado orden. Aunque nunca lo he sabido de cierto, pues los que escribieron de ella en su época,-a los que nunca les dió nada,- y que son muy dados a añadir ramas donde no las hay para anidar y, le han dado de palos tratando de ponerla debajo de la alfombra persa diciendo desmanes de ella que no son demostrables e improbables. Fue precisamente en ese momento de mayor poder cuando comenzaron a propagarse con gran virulencia todo tipo de chismes difamatorios, ataques y rumores sobre ella. Tachada por la propaganda augustea y del partido Semilla como peligrosa hechicera, fornicadora alcohólica, deshonra de la dinastía ptolemaica cuyo único objetivo consistía en conquistar Roma y, a la soberana egipcia se le acusó de cometer todo tipo de crímenes, entre ellos los de sus hermanos, saquear tumbas o corromper y luego abandonar a un deprimido y degradado Antonio. En palabras del malhablado paranóico poeta Horacio, había sido un "fatale mostrum." Según esos personajes su hobbie de felatriz era conocida como la boca de los diezmil hombres, porque afirman que hizo de aquellito con 100 generales usando su distinguida boca en esos menesteres de alcoba y, su obra famosa del beso de Kleopatra, dado que el juego de la carne es algo infinitamente placentero y temerario en el sacramento de la incontinencia, pero ¿qué religión o boca tiene derecho a juzgar y condenar el amor? Por eso estuvo pagando motines populares al borde de sus detractores que desbordaban en su ambición. Le libraron una áspera batalla y con su poquedad murieron con las puertas abiertas. Le jalaron la cola al tigre. Así que no me toquen la fibra más sensible. Ignoro dónde se encuentra la verdad, si es que hay alguna. Me quita el sueño, así que nada de corazón blandito. Todos fueron por intereses bastardos con la verdad a cara cubierta. Por eso dice Jimena Gonik, “no soy cool, ni chill, soy romantik.” Yusuf hijo de perra … era su mascota. Pero era una excelente oradora, hablaba varias lenguas y tenía voz seductora, ah, y también tocaba la lira. Todo en una sarta de guerras interrumpidas por una casta de paces. Por eso el mejor competidor es el competidor muerto. El barco haciendo aguas y la tripulación tirándose por la borda, pero ella era un coíslo o sea una persona querida por otros. No había suficiente aspirina para una jaqueca como ella. Por eso afirmó Vincent Van Gogh, “la tristeza durará para siempre,” pues pocas enfermedades son tan contagiosas como la esperanza. Me late que Mike Tyson fue el que le quitó a mordidas la oreja a Vincent.


"Algunos de los episodios más célebres de su biografía 

sencillamente no tuvieron lugar"

Ni siquiera sé por qué. Pero sin que me tiemblen los labios, ni se me quiebre la voz, mi decisión a bote pronto con rígido mutismo es no obstante que a pesar de la memoria popular carente de toda moral que pervive aún sobre Kleopatra 69-30 aC, especial señora y amiga mía, encuentra sus raíces en esa campaña denigratoria que avivaron los artífices de su derrota, hijos de las tinieblas con vidas licenciosas. Por fin cantó la gallina, pues más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena. Los argumentos de unos los retorcían los otros pues querían vender bien al burro. La reina egipcia con toda impavidez era una de las figuras más notables de la historia mundial, es un personaje histórico sorprendentemente poco conocido y, por lo general, malinterpretado, de la que emerge una audaz, culta y polifacética monarca que contrasta con la deslumbrante imagen de Hollywood y el retrato de malvada seductora -sólo se le conocen un matrimonio dinástico y dos parejas sexuales, lo que no es nada.- Los amores corporales son la pasión esencial de este mundo, pues en el amor uno de los amantes pierde siempre. Kleopatra dando un golpe sobre la mesa, fue una diestra comandante naval, célebre autoridad médica, hábil diplomática, oradora consumada, hablaba siete idiomas y una gobernante que administró su reino con habilidad, tratando de devolverlo a su periodo de mayor esplendor y dominio territorial, a pesar de la pujanza de Roma. De hecho, fue la única mujer de toda la Antigüedad clásica que gobernó por derecho propio y no simplemente como sucesora de un esposo muerto. Sobre sus últimos días Olimpo, su médico personal, escribió un informe del que se valdría el sonámbulo de Plutarco. Pero el relato del galeno no hace ninguna mención a un áspid o una cobra egipcia, simplemente que, tras visitar la tumba de Antonio, que se había suicidado unas jornadas antes, la reina consumió unos suculentos higos que un campesino le había llevado en una cesta. La versión que se haría famosa aseguraba que el reptil había sido introducido precisamente con las frutas. El que ría de último será el que mejor ría. Esa paz casi fúnebre que proporciona la desgracia una vez que se consume y se asume. Póngale cuidado.


La importancia de un recipiente no depende de si mismo, sino de su contenido

Una de las contradicciones de la Biblia, es que un tipo que convierte al agua en vino, sólo tenga doce colegas y, como era su condenada costumbre, mancharse la cara de tizne, ahí donde los desfavorecidos languidecen, los infelices sufren, los desgraciados mueren, pero el faraón tenía confianza en  la virtud de las aguas sin interrumpir sus ritmos con el olor al Nilo, olor de vegetación acuática y animales de río, despejando los obstáculos de la naturaleza con reglas, devociones, y supersticiones con cuestiones de liturgia en una religión política, no dogmática como la cristiana, ni controladora de comportamientos como la islámica en un apasionamiento racista con crápula, aunque era propenso a no contar con nadie que no sea el mismo, así como San Pedro manda en el paraíso por artes clandestinas con la ayuda de  de las organizaciones democráticas que actúan en la clandestinidad hambrientas de dinero, tratando de explicar lo inexplicable. Así que si quieres la guerra, haz la paz lamiéndote las heridas, pues la tierra está plagada de guerras y catástrofes. Amas lo que provocas, pero odias lo que pasas antes de llegar. No dejaban de acariciarle el trigémino a la dictadura que era de agárrate y no te menées.

                                     Creo que es su montura

porque siempre sale montada,

pero el espíritu me dice

que es bueno hacerlo con bravura

De la pluma inédita del Zope

El texto de la piedra con la estructura del complot, empieza con un largo elogio -tal y como les gusta a todos los megalómanos en puestos de poder,-  sobre los logros y el buen gobierno de Ptolomeo V, -que suena raro pero es su obligación,- con sus cejas fruncidas y ojos extraviados, cargado de hombros, pues dió tanto trajín que tenía la avispa detras de la oreja y, que ha traído prosperidad con los tributos de sumisión y que ha invertido grandes cantidades de dinero -que bien puede ser dinero negro,- en templos, tanto para construir nuevos como para restaurar los antiguos en la arquitectura del tapial de los alarifes y, ha proporcionado cereal al pueblo pues tragaban con cuanto les daban a tragar. Y “para recobrar lo recobrado había perdido lo perdido,” como lo afirma Francisco Luis Bernárdez, quien sigue afirmando, “si para conseguir lo conseguido tuvo que soportar lo soportado. Y el príncipe quiere ser rey. Los impuestos se han reducido o eliminado, y muchos prisioneros que antes eran considerados enemigos del estado han sido liberados durante su reinado y ahora son amigos o aliados, creo. El rey también ha aplastado a los enemigos de Egipto con cariño y salivita, y con una campaña específica contra una fortaleza enemiga, que cayó gracias al bloqueo de los canales en los que Empagua cortó  el suministro de agua de la ciudad y no por falta de pago. Sí, la victoria consiste aniquilación, vencer es destruir en un camino de simulaciones. Para honrar todos estos actos, se deben erigir una estatua del rey con diez diademas de oro en todos los templos, llamada "Ptolomeo, defensor de Egipto," que será atendida por los sacerdotes -recios, broncos de voces tonantes, con los rostros tatuados de arrugas,- tres veces al día antes de las comidas como que fueran cápsulas de magnesio. Un milagro tan excesivo como innecesario. De ahí la iconoclastía. Se lo reconoce internacionalmente -según lo reportado por Renap en su boletín anual,- como el Dios Ptolomeo Epífanes Eucharistos y amado por Ptah. Alabado sea. El cumpleaños del rey y la fecha de su coronación se celebrarán como festivales con libaciones, -a eso sí me apunto,- sacrificios y festines, y, de la misma manera el último día y el 17º día de cada mes serán días de celebración en honor del gran gobernante, querido por los dioses, Ptolomeo V. Por todas partes veo maniobras. Y la fiesta debe continuar. El texto concluye diciendo que estos decretos deberán escribirse en piedra en tres textos -sagrado, documental y escritura griega- y que las piedras deberán instalarse en todos los templos junto a la estatua de este gran rey que vivirá para siempre, “poquito a poco y sin que la peña fuera consciente de la pajarraca que se estaba liando” (AP-R).

“No combatas la tormenta, abre el paraguas del amor y espera a que escampe”

no me acuerdo dónde lo leí y quién es el autor


Dado que la razón es el envejecimiento de la inocencia, cuando el destino juega con los móviles de los humanos impacientes de ser usados, cuando la historia cubre o descubre a su antojo los hechos dependiendo de quién los cuente, pues en una furiosa reconciliación con la vida lo que realmente importa es dejar constancia de lo actuado de la forma que sea, oral, escrita, tallada y, este decreto bajo el faraón Ptolomeo V Epífanes, -el presente era su único bien soliviantando a los inconformes,- conocido como Decreto de Menfis, establece varias cosas, como reducciones de impuestos y el culto divino a su persona como nuevo gobernante de Egipto. Este hecho, que en principio formaba parte de la normalidad -los faraones eran encarnaciones divinas,- cobra relevancia por el contexto en el que se produjo, ya que se había acontecido una rebelión de la población egipcia contra la dinastía ptolemaica que no era nativa, sino que descendía de uno de los generales de Alejandro Magno, Ptolomeo I. Durante la mayoría de su gobierno, fueron percibidos como gobernantes forasteros ya que ni siquiera se molestaron en aprender la lengua egipcia, de hecho, la última gobernante ptolemaica, Cleopatra VII, destacó por ser la excepción, ya que aprendió la lengua y las costumbres de su pueblo, porque le hacía mecha a todo y sin miramientos de su condición. Se nace dos veces en esta vida, la primera es la biológica, y la segunda cuando se da cuenta porqué vino a esta vida, porque Matilde es la má con la tilde.



¿Qué ha sido de tu cosa?

Desde abajito se ha relajado,

ya no está firme

¿Será que tiene pilisme?

De la pluma Inédita del Zope


Como en el amor siempre hay un amo y un esclavo porque los secretos del amor están en la mirada, en el juego agridulce con la complicidad del corazón, el boletín informativo de última hora del Decreto de Menfis -una instrucción de manual,- es el testimonio de un gobernante que intenta ganarse el favor de un pueblo bajando los impuestos a la vez que reafirma su autoridad religiosa del mismo modo que lo habían hecho los faraones nativos. También menciona numerosos beneficios a los templos, el puntal del poder en el antiguo Egipto, sin entrar en teologías para no terminar escaldado. Lo que nos habla, en definitiva, de lo precaria que llegó a ser en ocasiones la situación de los Ptolomeos y los hijos de la equivocación. Queda claro a quien se deben realizar los pagos que los templos deben hacer al faraón Señor de las Insignias, describe la generosidad y virtudes de Ptolomeo V Epífanes -con miedos existenciales,- y la piedad especial del faraón hacía dos toros sagrados, Apis y Mnevis, encarnaciones de estos Dioses. En ella figuran tres escrituras distintas: jeroglífica, demótica y griega, como he venido tecleando. Sí, eso olía como el sermón del monte, a pura mota. Y no hay que sacar el revólver donde hay desorden.


- "Porque has de saber, Sancho, que las mujeres son la más perfectas 

de las creaciones divinas.  Que aunque son más hermosas que las flores, 

las estrellas y la luna llena juntas, 

son fuertes como el acero de mi lanza.

- Por eso, Sancho, es menester entre los caballeros, 

que debemos estar prestos a sus privaciones, amarlas, 

cuidarlas como a la niña de tus ojos, porque nuestro mundo sin ellas,

no cabe la menor duda, estaría completa e irremediablemente perdido, 

pues, ellas, Sancho, son la fuerza de la vida y 

el motor que impulsa nuestra existencia"

Miguel de Cervantes Saavedra. Don Quijote de la Mancha


Así las cosas. En este calambur el personaje de esta semana con sonidos y texturas, crudo, es inanimado pero habla más de lo que cualquiera se pueda imaginar y lo ha hecho a través de los siglos de los siglos, amén, bueno eso no iba aquí, pero me emocioné. Nació bien bendecida en un templo y su nombre bautismal es la piedra de Rosetta, que no es más que un pedazo de una antigua estela egipcia tallada en granodiorita inscrita con un decreto publicado en Menfis en el año 196 aC en nombre del glorioso faraón Ptolomeo V Epífanes Eucharistos -de boca reidora y que no era culpa suya seguir vivo, pues ya son ciclos esos tiempos,- sin intenciones bastardas y, por si fuera mucho está escrito en tres idiomas distintos, el texto superior en jeroglíficos egipcios, la parte intermedia en escritura demótica y la inferior en griego antiguo y, el contenido en las inscripciones en los tres idiomas es casi el mismo con diferencias menores entre ellas y, facilitó la clave para el desciframiento de los jeroglíficos egipcios y de ahí su trascendencia. Se talló con cincel fino a pulos artístico en el período helenístico y originalmente estuvo expuesta dentro de un templo, cerca de Sais, pero se trasladó al final de la Antigüedad durante el sultanato mameluco de Egipto y finalmente se usó como material de construcción en un fuerte cerca de la localidad de Rashid en Rosetta, en el delta del Nilo. Lo mismo que hicieron los burros invasores españoles con los templos mayas. Allí la halló el 15 de julio de 1799 el capitán francés Pierre-François Bouchard durante la campaña francesa para saquear Egipto. Debido a que fue el primer texto plurilingüe antiguo descubierto en tiempos modernos, levantó interés para descifrarla y, en consecuencia, sus copias litográficas y de yeso comenzaron a circular entre los museos y los eruditos europeos. Los británicos derrotaron a los franceses en Egipto y la piedra se transportó a Londres tras la firma de la capitulación de Alejandría en 1801. Se ha expuesto al público desde 1802 en el Museo Británico, donde es la pieza más visitada. La primera traducción completa del texto en griego antiguo apareció en 1803. En 1822, el egiptólogo francés Jean-François Champollion anunció en París el descifrado de los textos jeroglíficos egipcios, pero los lingüistas tardarían en leer con seguridad otras inscripciones y textos del antiguo Egipto. Los principales avances de la decodificación fueron el reconocimiento de que la estela ofrece tres versiones del mismo texto (1799), que el texto demótico usa caracteres fonéticos para escribir nombres extranjeros (1802), que el texto jeroglífico también lo hace así y tiene similitudes generales con el demótico según Thomas Young en 1914 y que, además de usarse para los nombres extranjeros, los caracteres fonéticos se usaron para escribir palabras nativas egipcias según Champollion entre 1922 y 24. Más tarde, se descubrieron dos copias fragmentarias del mismo decreto, y en la actualidad se conocen varias inscripciones egipcias bilingües y trilingües, incluidos dos decretos ptolemaicos, como el Decreto de Canopus de 238 aC y el Decreto de Menfis de Ptolomeo IV, 218 aC. Por ello, aunque la piedra de Rosetta ya no es única, fue un referente esencial para el entendimiento actual de la literatura y la civilización del Antiguo Egipto, pues el vino derramado es presagio de tormenta.



El texto de la piedra consta de un texto jeroglífico de 14 líneas, uno demótico de 32 líneas y uno griego de 54 líneas

Como la vida es bonita por la mañana y la nochecita y, fijando nuestra mirada en la piedra Rosetta que no mide mucho, sólo 112.3 cm de altura, 75.7 cm de ancho y 28.4 cm de espesor, pero pesa como una maldición gitana lanzada a los lomos del recibidor, unos 760 kilogramos, 1,672 libras. La superficie frontal está pulida y las inscripciones ligeramente incisas en ella, los laterales están suavizados y la parte posterior está toscamente trabajada, sin duda porque no estaba a la vista en su ubicación original. En algún momento después de su llegada a Londres, las inscripciones de la estela se rellenaron con tiza blanca para hacerlas más legibles, mientras que el resto de la superficie se cubrió con una capa de cera de carnaúba destinada a protegerla de los dedos de los visitantes lo que le dio un color negro a la piedra y esto llevó a su identificación errónea como basalto negro.​ Estas adiciones se retiraron en una limpieza que se le practicó en 1999 y que reveló el gris oscuro original, el brillo de su estructura cristalina y las vetas rosas que recorren su esquina superior izquierda. Las comparaciones con la colección Klemm de piedras egipcias ubicada en el Museo Británico mostró su gran parecido con la roca de una pequeña cantera de granodiorita en Gebel Tingar, en la orilla occidental del Nilo y al oeste de Elefantina, en la región de Asuán, cuyas piedras de granodiorita presentan esta peculiar veta rosácea. La piedra de Rosetta es un fragmento de una estela más grande, aunque no se han encontrado otras partes en el lugar en que se halló. Debido a que le faltan fragmentos, ninguno de sus textos está completo. El más dañado es el superior, escrito en jeroglífico, del que sólo son visibles catorce líneas, todas interrumpidas en su lado derecho, y doce de ellas incompletas en el lateral izquierdo. El siguiente registro escrito en demótico ha sobrevivido mejor, pues tiene treinta y dos líneas, catorce de las cuales están ligeramente dañadas en el lado derecho. El texto inferior en griego cuenta con cincuenta y cuatro líneas, veintisiete de ellas completas y el resto gradualmente dañadas por la rotura diagonal de la esquina inferior derecha de la estela.


LA MUERTE DE LA JUSTICIA

La justicia tiene cara de muerto,

pálida y sin brillo,

como que fuera un tuerto.

De fría se volvió tibia

y baila al son que le toque,

finge demencia como que fuera Libia,

porque no le conviene

que la metan al bote.

De la pluma inédita del Zope


Túru, túru, turutú tú, tú, tú, ¡ATENCIÓN! Al toque de diana, hora de levantarse, tender la cama y asearse, pues la extensión completa del texto jeroglífico y el tamaño total de la estela original puede estimarse sobre la base de la comparación con otras estelas que han perdurado, incluidas otras copias del mismo decreto. El anterior decreto de Canopo, creado en el 238 aC durante el reinado de Ptolomeo III, tiene 219 cm de alto y 82 de ancho, y contiene treinta y seis líneas de texto jeroglífico, setenta y tres de demótico y setenta y cuatro de griego con textos de similar longitud. Con esta comparación se puede estimar que se han perdido catorce o quince líneas del texto jeroglífico de la piedra de Rosetta, unos 30 cm. Además de las inscripciones contenía una escena representando al faraón presentándose a los Dioses coronada por un disco solar alado, como en la estela de Canopus. La estela se elaboró tras la coronación de Ptolomeo V Epífanes Eucharistos y se le inscribió un decreto que establecía el culto divino al nuevo gobernante que tenía muy hecho ese olor en la naríz. La fecha del mismo es 4 Xandicus del calendario macedonio y 18 Meshir del egipcio, que corresponden con el 27 de marzo de 196 aC, noveno año del reinado de Ptolomeo V Epífanes. Esto se confirma al producirse el nombramiento de cuatro sacerdotes que oficiaron en el mismo año, Aëtus, hijo de Aëtus, fue sacerdote del culto divino de Alejandro Magno y los cinco Ptolomeos hasta el propio Ptolomeo V Epífanes. Los otros tres sacerdotes, nombrados por orden en la estela, dirigían el culto de Berenice Evergetes, esposa de Ptolomeo III, Arsínoe II Filadelfo -hermana y esposa de Ptolomeo II - y Arsínoe Filopator, madre de Ptolomeo V. Hay una segunda fecha en el texto griego y en el jeroglífico, correspondiente con el 27 de noviembre de 197 aC, aniversario oficial de la coronación de Ptolomeo V Epífanes. La inscripción en demótico está en contradicción con este dato, pues incluye una lista de días de marzo para el decreto y el aniversario, y aunque no se sabe el por qué, es claro que el decreto se publicó en 196 aC y tenía la intención de restablecer el dominio de los faraones ptolemaicos sobre Egipto. Pica tanto porque “LEY” en kakchikel es chichicaste.

Vivir no es sólo no morir

CONTINUARÁ...

sergiodeleonlopez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario